Five Rules for Missionaries Using Social Media

For the last two-and-a-half years I have managed our mission’s social media accounts. When I took on the task, I had no idea how complicated a thing social media can be. Social media platforms are undeniably useful tools for spreading (the) good news, but they are oh so easy to misuse, causing a surprising amount of conflict and giving occasion to many kinds of sin.

Here are a few of the things I have learned about using social media as a missionary. I continue to learn new lessons all the time (normally by putting my virtual foot in my virtual mouth once again), so I am preaching to myself as I write this. It would be interesting to distribute score cards to my friends, family, and supporters in the U.S., as well as my Peruvian friends, to see how well I hold up to my own standards. Any volunteers?

1. Be inclusive. Peruvians love social media. More specifically, Peruvians love Facebook. Not all of them, of course, but this is generally true of our host culture. The point here is that more people than you expect are noticing what you’re posting on social media, and depending on where you are serving, you may end up with as many contacts from your host culture as your home culture (or perhaps even more). This is why I have had to learn to be careful to post in both my native language and my adopted language. Every once in a while I will choose between them, particularly when something is obviously specific to one of the two communities (like plans for an upcoming special service at our church in Peru), but most of the time I try to post in both. I learned the hard way that it is all too easy to exclude others via social media. As missionaries, we are called to live incarnationally within the cultural/linguistic context where God has placed us. This applies to social media as well as to other areas of our lives. An additional takeaway here: Never assume that when you post in English only people from your English-speaking home culture will understand what you have posted.

2. Be considerate of your host culture. Adjusting to life in a new culture is an experience wrought with emotions, not all of them positive. Remember that most of the things you find discomforting, surprising, or downright annoying are well-accepted facets of daily life for members of your host community. Some of these things may indeed be sinful, but complaining about them in social media is not the best way to help your host culture change in ways that glorify God. Often, however, we complain about things that are not in themselves sinful, but are probably healthy means that God is using to teach us a myriad of necessary lessons for holiness (among them patience and contentment). In this light, we should probably be praising God for them instead of griping about them (not, I know, an easy thing to do). Also, remember that members of your host community may feel insecure about their culture compared with your home culture. Even expressing surprise at a cultural difference could be interpreted as censure. On the positive flip side, praising your new host culture in honest ways is a wonderful way to bless members of your host culture.

3. Don’t ignore the complexities of your calling. Because you are a missionary, your social media accounts have automatically become a means of communicating your ministry to your support base, whether or not you have chosen this to be so. It is true that your supporters know (or should know) that you are a human being and need some God-commanded moments of rest and time with your family. It is okay to communicate that you are doing these things via social media. In fact, I believe it is a ministry to exhausted missionaries everywhere to see that these are healthy behaviors, no matter where in the world you are or what in the world you are doing. Remember, however, that your support base is also eager to know what you are doing in ministry, in what ways God is at work, how they can pray for your ministry, and (not to put too fine a point on it) that their financial support is being well invested. To summarize, seek balance in what you post, perhaps tipping that balance toward “ministry-related” updates.

4. Be considerate of your team. Mission teams are as diverse as the Bride of Christ herself. We come from different backgrounds and have differing opinions concerning the way we interpret in our lives God’s commands in scripture. I’m talking about some of the minutiae here (some real-life examples include the celebration of certain holidays and choices in clothes). Remember that what you post online, even in your personal spaces, reflects on your mission team, whether or not that is what you intend, and will send a message to their support bases about their team. Ask yourself whether what you are posting would bring honor to the community you represent. Of course, if the issues are doctrinal divisions that are affecting your ability to minister as a team, that should require honest conversations among your team and with your team’s leadership, certainly not public posts on social media.

5. Be willing not to be a part of every discussion. Being on the mission field has taught me that I am part of a very diverse community: the body of Christ. This means that not engaging in some online discussions (theological or political) is sometimes necessary for maintaining relationships with fellow believers, particularly in our host country. I realize that others may disagree with me on this, but I have decided it is often better to take more controversial conversations to a more private setting.

One last comment is to let the Word of God be the ultimate authority on what you post: “Finally, brothers, whatever is true, whatever is honorable, whatever is just, whatever is pure, whatever is lovely, whatever is commendable, if there is any excellence, if there is anything worthy of praise, think about these things” (Philippians 4:8). Replace the word “think” with “post”, and apply this to your current mission context. I believe that even the messy world of social media can be governed by God’s Word, and that with His grace, we can make great use of these tools for His kingdom.

If you are a missionary, what are some of the things you have learned about using social media? How is social media used in your host culture? If you are not a missionary, how could you apply some of these lessons to your own church community and ministry context?

Vida eterna, parte 4: ¿Qué significa todo esto para mi vida?

Image

La llegada del buen Samaritano al mesón, Gustave Doré

Es imposible ver las noticias sin que salga algún grupo de personas reclamando algo. Puede ser que desean ser remunerados mejor, o que algún criminal reciba la justicia, o que la calidad del agua provista a la ciudad sea más saludable. A veces sus motivos son corruptos (la codicia, por ejemplo), pero es cierto que al nivel no sólo de nuestra ciudad, pero de todo el mundo, la gente reclama justicia, reclaman paz, reclaman libertad.

Lo que ellos reclaman es lo que Jesús vino para traer, cómo él mismo dijo, citando la profecía de Isaías:

«El Espíritu del Señor está sobre mí,
por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
a pregonar libertad a los cautivos
y vista a los ciegos,
a poner en libertad a los oprimidos
y a predicar el año agradable del Señor.» (Lucas 4.18-19)

Nosotros, como hijos de Dios, y en una manera muy misteriosa, somos llamados a ser parte de la gran obra de traer esta justicia al mundo, de “predicar el año agradable del Señor” (Mateo 9.35-38). Recuerdan que Jesucristo es el primero en resucitar de los muertos, inaugurando ya su reino (Col. 1.8). Nosotros, como hijos de Dios, le seguimos a nuestro Hermano Mayor, proclamando este reino y trabajando para la mies.

Todo esto nos impulsa a considerar el impacto que tenemos en el mundo de hoy, desde el nivel de nuestra interacción diaria con las personas con quienes nos encontramos hasta nuestro cuidado del mundo que Dios hizo y con cuyo cuidado Él nos encargó (Gen. 1.28). Podemos pensar de nuestra participación en el reino de Dios de dos maneras: proclamamos su reino 1) en nuestro trato personal con otros individuos, y 2) nuestro trabajo en el mundo.

Conversando con inmortales

“No existe la “gente ordinaria”. Nunca has hablado con un “simple mortal”. [. . .] bromeamos con inmortales, trabajamos con inmortales, nos casamos con inmortales, despreciamos a inmortales y explotamos a inmortales, horrores inmortales o esplendores eternos.” (El peso de la gloria, C.S. Lewis)

Esta cita describe nuestra realidad, una realidad a la cual somos normalmente ciegos. Vemos personas, pero no vemos personas. No consideramos el futuro eterno que nos espera a nosotros y a toda persona que hemos conocido en la vida. Desde la señora que nos atiende en la tienda hasta el niño que ocupa la carpeta a nuestro lado en el colegio, y desde el hombre que recolecta la basura en las noches hasta el presidente de la república, todos son inmortales, todos son criaturas destinadas para una eternidad.

Lo que nos debe impactar mucho es que somos nosotros quienes les guiamos a estos inmortales por uno de los dos caminos posibles: la vida eterna en Cristo o la perdición eterna.

¿Pero acaso no creemos en la predestinación? El rol que nosotros tenemos en cuanto a la salvación de las personas no es simple. Es una verdad bíblica que Dios ha conocido a sus hijos desde el fundamento del mundo (Romanos 8.29-30), y es Dios quien obra en el corazón para llevar al pecador al arrepentimiento y fe (Ef. 2.8). Pero también es una verdad bíblica que somos nosotros sus herramientas (Mateo 28.19-20). No podemos exagerar la importancia que tienen nuestras palabras y acciones para la eternidad de los demás personas. Anunciamos el reino de Dios cuando predicamos la Palabra de Dios desde el púlpito y también en las conversaciones diarias que tenemos con nuestros familiares, amigos, vecinos, y todo ser humano con quien tenemos contacto.

Estas verdades nos deben caer muy pesadas sobre nuestros corazones, particularmente cuando reflexionamos que son nuestras palabras y acciones que Dios usa para llamar a sus hijos. Todo esto es una gran responsabilidad, y uno que debemos tomar con toda seriedad. Hay grandes consecuencias para los que corrompen a otros, como vemos en Mateo 18.6: “A cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgara al cuello una piedra de molino de asno y que se le hundiera en lo profundo del mar.”

Cambiando el mundo

Anunciamos el reino de Dios también cuando trabajamos en su reino para su gloria. Hemos visto en este estudio que no sabemos cuándo regresará Cristo (Mateo 24.26-29), pero sabemos que la primera vez que vino él inauguró una nueva realidad, la realidad de la resurrección. Cristo vino, está viniendo, y vendrá una vez por todo. Ahora, ya vivimos en la época de su reino.

¿Qué significa esto para nosotros? Significa, pues, que hay mucho que hacer, y por muchos lados. Ya hemos visto la importancia de la evangelización, la prédica de la Palabra de Dios, y la adoración del pueblo de Dios. Pero trabajar en el reino de Dios significa aún más. Significa que todo lo que hacemos, debemos hacer para la gloria de Dios (1 Cor. 10.31). El Dios que glorificamos por medio de todo lo que hacemos es el mismo Dios que reina sobre este mundo. Mientras que obramos hoy para la gloria de Su nombre, estamos proclamando su reino aquí en este mundo. Es un misterio como esto sucede, pero hemos visto en la palabra de Dios que es la verdad.

No importa quienes somos o qué tipo de trabajo hacemos en la vida. ¿Eres ama de casa? Cuando cocinas, lavas los platos, y cambias los panales del bebé con un espíritu de adoración a Dios, estás contribuyendo a que su Reino extienda sobre la faz de la tierra, como las aguas cubren el mar (Hab. 2.14). ¿Trabajas en un negocio? Si buscas la integridad y la honestidad en todos tus tratos, estás anunciando el señorío del Señor Jesucristo. ¿Compones música? Si lo haces con un corazón lleno de alabanza a tu Creador, estás contribuyendo a la obra renovadora de esta creación. No hay ningún trabajo demasiado insignificante para contribuir al reino de Dios.

Y aquí es la clave a todo esto. Todo lo que haces para la gloria de Dios permanecerá. Esto es lo que Jesús quiere decir cuando nos dice “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho destruyen, y donde ladrones entran y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho destruyen, y donde ladrones no entran ni hurtan” (Mateo 6.19-20). Significa que existe un tipo de tesoro que tiene valor eterno. Este tesoro es el tesoro que en sí glorifica a Dios. Puede ser una palabra de aliento y amor, un hecho de justicia, o incluso una comida preparada con amor para alguien en necesidad. También podría ser una obra de arte creada con el corazón alzado hacia Dios en adoración. Estas cosas tienen valor eterno.

También esta perspectiva puede cambiar nuestras actitudes hacia el mundo natural en que vivimos. Cuando dejamos de pensar del futuro eterno como una eternidad en los nubes, nuestros ojos vuelven a la tierra, esta tierra, pero completamente transformada. Ya estamos en el reino de Dios, y Él un día volverá, trayendo consigo el cielo mismo para transformar este mundo. Lo que nosotros hacemos (y no hacemos) hoy es una parte de esta transformación. Esto implica que nosotros como cristianos nos debemos preocupar por la realidad material. Dios dijo que su creación “era bueno”, y al grado de que contribuimos a la destrucción de su mundo (tirando basura en los parques y playas, por ejemplo), estamos declarando estar en contra de lo que Él hizo y de lo que Él nos ha dicho que va a redimir, su misma creación (Gen. 1.38). El cristiano debe ser el mejor conservacionista.

Para resumir, lo que el cristiano hace hoy para la gloria de Dios no es en vano. Preocuparnos por el bien del prójimo no es en vano. Buscar paz y justicia en esta vida no es en vano. Todo esto es parte del reino de Dios, y son obras buenas y para gloria eterna de Dios. Como leemos en Gálatas 6.9, “No nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.” En la nueva creación veremos el fruto eterno de todo esto, y daremos gracias a nuestro Señor por su gloriosa bondad.

Algunas cosas para reflexionar y conversar:

  1. Lee 2 Cor. 12.9. ¿Cómo podemos tener paz cuando caemos en pecado y otros nos observan? ¿Qué debemos hacer cuando nuestro testimonio es dañado por nuestro pecado?
  2. Lee Mateo 6.19-21. Los paganos de tiempos antiguos solían meter objetos de la vida diaria en los ataúdes de los muertos. Pensaron ellos que el muerto podría usar los artículos en su vida después de la muerte. Jesús nos dice que, al contrario, no debemos coleccionar tesoros aquí en la tierra, sino que debemos hacer tesoros “en el cielo”. ¿Qué significa esto? ¿Cómo es posible hacer tesoros en el cielo?
  3. ¿Es posible que en la nueva creación algunos artefactos de este mundo permanezcan? ¿Por qué sí o por qué no? Si la respuesta es sí, ¿qué tipos de artefactos podrían permanecer?
  4. Lee Gen. 1.38. ¿Qué nos dice este versículo acerca de nuestro rol en el cuidado de la tierra? ¿Debe el cristiano preocuparse por el bien de la naturaleza? ¿Por qué sí o por qué no? Cuando dañamos a la naturaleza que hizo Dios, ¿qué comentario estamos haciendo acerca de la obra creativa de Dios?
  5. ¿Cómo puedes proclamar el reino de Dios en tu familia? ¿En tu barrio? ¿En tu ciudad?

La eternidad, parte 3: La resurrección y la nueva creación

Image

La nueva Jerusalén, tapicería del siglo 14

Sólo basta con abrir nuestra puerta para ver que las cosas no son como deben ser. Hay odio, hay tristeza, hay violencia. Ninguna persona es libre del dolor de la enfermedad y de la muerte, y nuestra sociedad es plagada por la corrupción y la delincuencia. Existe el sufrimiento en todo el mundo, y los efectos de la maldición están por todas partes. Y no sólo no podemos solucionar el problema, sino que somos parte del problema. Cómo dice el Apóstol Pablo, “ No hay justo, ni aun uno” (Romanos 3.10). No parece posible salvar a este mundo.

Pero hay otros momentos donde se levanta dentro de nosotros un profundo amor por esta tierra. Vamos de viaje y nos encontramos cara a cara con un milagro de la naturaleza, como una enorme catarata o un hermoso animal silvestre. Compartimos un buen almuerzo con amigos y familiares, y quisiéramos que el momento de amor fraternal en Cristo nunca se acabara. Asistimos a un concierto donde la música levanta a nuestras almas casi hasta los cielos.

La verdad es que nuestra relación con este mundo es complicada. Fuimos creados para vivir en un mundo material, en este mundo, pero el mundo que hizo Dios cayó en destrucción. Entró el pecado, y desde ese momento la vida ha sido una mezcla de maldición y bendición, tristeza y gozo.

Pero tengo una hermosa noticia: No es casualidad que queremos esta tierra. Dios promete volvernos a vivir aquí, pero en un mundo muy diferente, un mundo lleno de su bendición y completamente libre de cualquier influencia oscura y carente del pecado. La Biblia denomina este lugar como el “cielo nuevo” y la “tierra nueva” (Apocalipsis 21.1). En Apocalipsis el Apóstol Juan dice que vio “la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido” (Apocalipsis 21.2). Este es lo que realmente nos espera en la muerte, nuestro destino final, cuando el cielo y la tierra se conocen. En este estudio aprenderemos qué dice la Biblia acerca de la resurrección y la nueva creación, las cuales son el destino de cada cristiano.

¿Qué significa la resurrección de los muertos?

Juan nos dice que Jesús no sólo estuvo en la creación del mundo, sino que fue por Él que todas las cosas fueron creadas (Juan 1.1-3). Pero Jesús también estuvo al inicio de otra creación.

Leemos en Colosenses un eco de lo que leemos en Juan, aunque en este pasaje vemos que el rol de Jesús en esa nueva creación se extiende aún más, por medio de su resurrección. Él fue el primero en resucitar de la muerte, y con su resurrección empezó ya la nueva creación:

El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. (Colosenses 1.15-20)

Cuando Pablo nos dice que Jesús es “el primogénito de toda creación” y “el primogénito de entre los muertos”, nos está diciendo que en Cristo el mundo fue creado, y también la nueva creación, o el mundo porvenir. Cristo reina sobre todas las cosas. No hay ninguna persona o entidad que está fuera de la gobernancia de nuestro Rey. Cuando Cristo resucitó de la cruz, inauguró una nueva época para nosotros, una era en que todo es posible en Cristo, incluso la paz que tanto queremos, paz para nuestras vidas, paz para nuestro mundo.

Pero la resurrección no termina allí. Si Cristo es el primogénito entre los muertos, tienen que haber otros que le siguen, ¿no? Si decimos que un hombre es el primogénito, da por entendido que ese hombre tiene hermanos que le siguen. Es igual con nosotros en cuanto a la resurrección en dos maneras importantes:

1. Todo ser humano un día resucitará de la muerte, los justos en Cristo para vida eterna, y los pecadores impenitentes a condenación eterna. Esto vemos en Juan 5.28-29: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.” Y en muchas otras partes de la Biblia vemos esta verdad, como en Hechos 24, donde el Apóstol Pablo comenta que los mismos judíos siempre creían en la resurrección de los muertos “así de justos como injustos” (14-16). Todo esto significa que en la resurrección todos los que somos cubiertos por la sangre de Cristo entraremos en el pleno reino de Dios, pero los que nunca pertenecieron a Cristo, los que nunca arrepintieron de sus pecados, entrarán en su castigo eterno. En la resurrección, vemos que el Rey de Reyes ha destruido el último enemigo, la muerte mismo:

Cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: «Sorbida es la muerte en victoria.» ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? ¿Dónde, sepulcro, tu victoria?, porque el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la Ley. Pero gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. (1 Cor. 15:54-57)

Cuando los cristianos resucitaremos, ya no seremos igual a lo que somos ahora. Hoy sufrimos de debilidades y enfermedades, pero en la nueva creación tendremos cuerpos glorificados. Ya hemos hablado sobre la posibilidad de que tengamos un cuerpo en el cielo presente, pero la Biblia está muy claro que en la nueva creación todos tendremos cuerpos glorificados (1 Cor. 15.52, 2 Cor. 5.1-4). No sabemos exactamente cómo serán estos cuerpos, pero sabemos que ya no serán sujetos a las enfermedades y lesiones. Es posible que, como Cristo, nuestros cuerpos no serán sujetos a las mismas leyes de naturaleza que nos limiten hoy. Quizá las palabras de Isaías serán literalmente cumplidas: “tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán” (40.31b).

2. Ya somos parte de la resurrección de Cristo. No en el sentido completo (ninguna persona todavía ha resucitado de la muerte en el sentido de la resurrección), pero en el sentido de que ya somos partícipes en su nueva creación. Jesús está reinando sobre este mundo, y nosotros, como sus siervos, proclamamos su reino. Pablo nos dice que “si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas” (2 Cor. 5.17). Ya somos renovados por medio de Cristo. Somos y seremos renovados.

Lo que ocurrió cuando Jesús resucitó fue para nosotros algo clave para nuestras vidas, porque nos llena de esperanza no sólo para el futuro, sino para hoy. Cuando proclamamos las Buenas Nuevas, no estamos proclamando algo que un día ocurrirá, sino que estamos proclamando que el Rey ya ha venido, está viniendo, y también vendrá. ¡Estamos proclamando que Jesús reina! No hay ninguna duda que estamos en el equipo ganador.

La resurrección de los muertos también será la resurrección de toda la creación.

1. La nueva creación será muy diferente a la creación actual. No sólo nosotros seremos glorificados y renovados, sino también toda la creación. El profeta Isaías nos dice que la nueva creación será muy diferente al que conocemos:

“Porque he aquí que yo crearé
nuevos cielos y nueva tierra.
De lo pasado no habrá memoria
ni vendrá al pensamiento.” (Isaías 65.17)

Dice que del mundo pasado “no habrá memoria”. También en Apocalipsis leemos que el mundo antiguo pasará y la nueva creación llegará: “Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado y el mar ya no existía más” (Apocalipsis 21.1). Sabemos algunas de las diferencias que habrán. Por ejemplo, la Biblia nos dice que en la nueva creación “mora la justicia” (2 Pedro 3.13), hay paz permanente (Isaías 2.4; 11.6-9), y que “la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11.9). Es obvio que la nueva creación será un lugar muy diferente.

2. Habrá continuidad entre la antigua y la nueva creación. Aunque habrán muchas diferencias, también habrá continuidad. La Biblia está llena con promesas que la tierra permanecerá para siempre (Eclesiastés 1.4), que el pueblo de Dios lo heredarán (Salmo 37.29, Mateo 5.5), y que Dios nunca repetirá lo que hizo en el gran diluvio (Génesis 8.21).

Quizás el imagen más conocido en la Biblia acerca de la transición entre la antigua y la nueva creación es el imagen que usa Pablo en su carta a los Romanos. Pablo dice que toda la antigua creación “gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” (8.22). El imagen de un parto es uno de vida a vida y de continuidad. Es como si el mundo de hoy anhela la renovación que habrá cuando culmina la obra del Señor y el cielo y la tierra se unen.

Algunas personas dicen que no vale la pena trabajar en este mundo, porque Dios lo va a destruir completamente, pero vemos que esto es sólo una parte de la verdad. Sí, la nueva creación será muy diferente a la que conocemos hoy, pero también habrá continuidad. Será la misma tierra y a la vez una tierra muy diferente.

¿Cómo afectan las doctrinas de la resurrección y la nueva creación a nuestra vida hoy?

  1. La resurrección nos da esperanza para hoy y para mañana. Sabemos que si Jesús ya está reinando sobre nuestro mundo, si Él ya ha inaugurado la nueva creación, podemos nosotros trabajar para Él en muchas áreas de la vida, buscando paz para nuestras comunidades por medio del evangelio y siendo buenos mayordomos de la tierra que Dios nos dio para cuidar. Ya ha ganado el Rey la batalla, y lo que falta es proclamar su reino, lo cual es nuestra responsabilidad como su Iglesia.

  2. La resurrección nos quita el temor de la muerte. Ningún cristiano debe temer la muerte, porque para los que estamos en Cristo, la muerte no tiene ningún poder sobre nosotros. ¡Cristo la venció! Esto significa que podemos morir con paz, confiando en Dios, y que también podemos hablar palabras de verdadero alivio al hermano o hermana en Cristo que está haciendo frente a la muerte.

  3. La resurrección responde a nuestros deseos como seres creados por Dios. El dolor de la separación no nos tocará en la nueva creación, e incluso hoy podemos ver lo bello que ha hecho Dios en su creación e imaginar como será cuando la nueva creación llega en su plenitud. La Biblia nos da algunos detalles de cómo será la nueva creación, pero ha dejado mucho sin aclarar. Podemos confiar que la nueva creación será algo más bello que hemos podido imaginar en esta vida, porque sabemos que Dios nos ama de una manera íntima. Él conoce nuestros deseos y Él nos “concederá las peticiones de [nuestros] corazón[es]” (Salmo 37.4).

Algunas preguntas para pensar:

  1. Ahora que sabes que Jesús inauguró la nueva creación cuando resucitó de la muerte, ¿qué cambios harás en tu vida? (en tu manera de pensar, en tu participación en tu iglesia, en tu participación en tu comunidad, etc.)

  2. Hay tanta tristeza y maldad en el mundo de hoy. ¿Piensas que las cosas seguirán de mal en mal antes que llega le nueva creación? ¿Por qué sí o por qué no?

  3. Lee 2 Cor. 10.3-6. ¿Qué herramientas nos ha dado Dios para proclamar “el año agradable del Señor”? (Isaías 4.19)